La artesanía que el viajero puede encontrar en los municipios de la Mancomunidad Turística del Maestrazgo está basada en oficios antiguos, los cuales satisfacían las necesidades de la vida cotidiana del mundo rural en las que su trabajo estaba inmerso: carpinteros, canteros, tejedores, herreros, alpargateros, cesteros, alfareros, etc., elaboraban sus productos para un mercado próximo que casi en exclusiva se surtía de los productos por ellos elaborados.
El fuerte proceso de emigración que estas tierras han sufrido y la modernización de la vida comercial de nuestros pueblos, dieron lugar hace unos años a que algunos de los oficios enumerados anteriormente estuvieran a punto de desaparecer. En la actualidad, por el contrario, se vive un gran proceso de transformación y expansión de estas antiguas prácticas artesanas, las viejas generaciones de artesanos dan paso a jóvenes formados por ellos mismos o por las numerosas escuelas taller que se han creado en los municipios de la Mancomunidad Turística del Maestrazgo y que han dado nuevos bríos a esta artesanía.
Sin lugar a dudas de todos los trabajos artesanos que podemos encontrar en estas tierras, es la artesanía textil la que posee un mayor predicamento debido al fuerte arraigo que en ellas tenía el comercio de la lana de los grandes rebaños de ovejas que desde la Edad Media y hasta bien entrado el siglo XIX pastaban en las tierras del Maestrazgo y aunque la misma se vendía muchas veces sin tejer, sobre todo a Italia, se crearon telares que han perdurado hasta nuestras fechas. Estos telares realizaban con diseños propios mantas, alforjas, albardas, fajas, etc. y eran muchos los municipios que los poseían, en la actualidad la producción artesana de estos productos se centra en los municipios de Morella (Castellón) e Iglesuela del Cid (Teruel), en estos telares se siguen tejiendo con las mismas muestras y motivos que antaño se realizaban, y en algunos de ellos se guardan diseños de otros telares que tenían motivos propios, como son los de la localidad de Herbés (Castellón) donde en la actualidad no se producen. Junto a estos telares las mujeres de estas tierras realizan manualmente jerseys, ponchos, toquillas, siguiendo tanto antiguas muestras como nuevos diseños, es en la comarca castellonense de "Els Ports" donde los podemos encontrar en poblaciones como Castellfort y sobre todo Morella, lugar donde principalmente se comercializa esta producción. Decir también que la tradición textil en algunos municipios ha dado paso a la moderna fabricación de nuevos productos textiles: medias, calcetines, manteles, toallas, etc., siendo esta una de las pocas industrias desarrolladas, además de la del mueble, existentes en la zona.
Por lo tanto siguiendo en importancia a la artesanía textil podemos encontrar la dedicada a la madera, que se nutría de los ricos bosques de la zona y que tan buenas muestras ha dado en los ricos artesonados con los que se adornan las numerosas casonas y palacios de estos municipios. Siendo así la artesanía de la madera la podemos dividir en varias facetas que irían, desde la talla de madera que encontramos en Herbés y Vilafranca (Castellón) y Molinos y Alcorisa (Teruel), hasta la carpintería artesana de Tírig (Castellón), los torneados de madera de Fuentespalda (Teruel), la artesanía en madera de olivo de Sant Mateu (Castellón) y los muebles tanto artesanos como elaborados en fábricas de Catí y Sant Mateu (Castellón).
La forja es otra faceta de la artesanía tradicional de esta zona, balcones (de los que encontramos notables ejemplos en los municipios del Maestrazgo turístico) y herramientas agrícolas eran las principales labores a la que estaba dedicada y a la que se dedican las forjas que en la actualidad trabajan en municipios de la provincia de Teruel como Alcañiz, Beceite, Calaceite, Fuentespalda, Molinos y Valderrobres.
Si era en las tierras de la provincia de Teruel donde encontrábamos principalmente la forja, es en la provincia de Castellón (Forcall, La Salzadella, Todolella y Villores) donde encontramos artesanos que manualmente y con los materiales tradicionales (cáñamo, yute, esparto, etc.) siguen produciendo las cómodas y apreciadas alpargatas, abarcas y zapatillas de diversas formas y modelos.
La excelente arcilla del Bajo Aragón abastecía a los alfares que fabricaban antiguas cerámicas y aunque en la actualidad no ha subsistido ninguno de ellos, la tradición continúa con ceramistas en Alcañiz, Alcorisa, Calaceite, Molinos y Mas de las Matas, todos ellos municipios de la provincia de Teruel, que han dado a este sector artesanal y nuevo aire de modernidad.
Otra de las antiguas actividades artesanas que ha estado a punto de perderse es el oficio de cantero, éste no obstante en los últimos años se ha revitalizado gracias también a las escuelas taller que han enseñado el oficio a nuevas generaciones de canteros que en la actualidad han establecido talleres en los municipios de Beceite, Calaceite y Molinos (Teruel) y Morella (Castellón).
Todos estos oficios perviven con otros que no son tan frecuentes en nuestras tierras, tal es el caso de la cestería en Benassal, Vistabella y Villahermosa del Río (Castellón) o la joyería artesana en Sant Mateu (Castellón) recogiendo esta última la antigua tradición de orfebres que existía tanto en la población como en otras vecinas.
Si todas las actividades mencionadas anteriormente guardan relación con antiguas prácticas del pasado, en la actualidad existen nuevas generaciones que han ampliado el campo de la artesanía; así encontramos trabajos del cuero en Puertomingalvo (Teruel), objetos en caña y metales en Villahermosa del Río (Castellón), juguetes artesanos en Castellote (Teruel), etc.
A todas estas actividades habría que añadir las pertenecientes a la gastronomía (jamones, embutidos, quesos, pastas, turrones, etc.) y de la que ya se da noticia en el apartado correspondiente, así cerraríamos el gran círculo de posibilidades que los municipios de la Mancomunidad Turística del Maestrazgo ofrecen en un ámbito tan interesante como es el de la producción artesanal.


 

El Maestrazgo es productor de articulos de lana, cerámica, madera,..., todo realizado de una forma tradicional





Play Stop